QUIETA, QUIETA

EL MISTERIO DEL CASTILLO ESCOCÉS

EL MISTERIO DEL CASTILLO escocés

Sara y su familia iban a visitar a sus tíos y primos, que están en Escocia, en uno de los de los castillos más grandes y misteriosos del mundo.

-¡Por fin llegamos!-dice Sara-Es tali como lo recordaba.

-Tienes razón, no ha cambiado mucho.-Le dice su madre.

Al llegar al castillo, sus tíos les recibieron con mucha alegría, aunque parecía que disimulaban una gran tristeza, o miedo, o algo que Sara no podía explicar, hace meses que no ven a sus tíos y primos, era para que estuvieran felices, rebosantes de alegría, no tristes, pero en mis primos se notaba mucho menos. Una vez dentro Sara preguntó a sus primos la el motivo de la actitud de sus tíos, y la respuesta fue, que desde hace varias semanas, sucesos muy extraños estaban ocurriendo en el castillo, y estaban preocupados por su vida, y no poco. A media noche empezaba a haber apariciones que no cesaban hasta el día siguiente. Mis tíos no sabían que hacer, pero les daba apuro contárnoslo.

Esa noche decidimos quedarnos todos despiertos, y resolver el misterio. Y bien que lo hicimos. Las apariciones no eran más que proyecciones, manipuladas por Sandra y su familia, que odiaban a mis tíos, porque compraron el

castillo antes que ellos , que también lo querían. Todo acabó bien y las vacaciones fueron perfectas.

Nuria Usero Gómez 5º

         fin

 

RECORRIDO HISTÓRICO POR LUCENA